Los palillos, ¿cómo comer?