Dar la mano Occidente vs Oriente

Dar la mano se está convirtiendo, últimamente, en una acción muy común para los chinos. Tradicionalmente, ellos siempre han saludado con una simple inclinación de cabeza, sin haber ningún tipo de contacto físico. Ahora bien, hay unas normas que se deben cumplir cuando se da la mano a un asiático en general, y a un chino, en particular.

  •  Se da la mano con la derecha, la otra mano… ¡SE QUEDA QUIETA! Por favor, evitar a toda costa el tocamiento, en plan colega, con la mano izquierda que toca la espalda o el brazo de nuestro interlocutor. Si sois dados a esto, poner la mano detrás o en un bolsillo (aunque esto no sea muy educado).

Veamos unos ejemplos:

CORRECTO

El señor Bush da la mano con la derecha y su mano izquierda queda pegada al tronco sin hacer otro movimiento.

Tenemos ejemplos más antiguos, como el presidente Nixon, que sabía muy bien lo que se hacía. 

INCORRECTO

El señor Obama es reincidente. La mano izquierda no toca ni hombros ni espaldas de nuestro interlocutor.

Otro señor que lo hacía mal era el presidente americano Ronald Reagan y el presidente chino Deng Xiaoping.

  • Al estrechar la mano, no debemos apretar muy fuerte. Los chinos no están acostumbrados al contacto físico, por lo tanto, se sienten un poco intimidados si el apretón es muy fuerte. Para los occidentales, dar la mano firme y con un poco de fuerza, nos da a entender la clase de persona con la que nos estamos relacionando. En China, no es el caso, así que tenedlo en cuenta.
  • No debe durar mucho tiempo el estrechamiento de manos. Se debe reducir a unos dos o tres segundo.
Publicado el por admin en actualidad, Blog, Cultura, educación, etiqueta, formación, fotos, interculturalidad, Material, Negocios, otros, Protocolo Deja un comentario

Añadir comentario